Designio

Mientras terminábamos de cenar, intercambiamos miradas y amenizamos con risas:

¿Cuales son tus planes?

¿A cuales te refieres?

Tus planes conmigo.

Los sabes. Ya te los he contado.

Quiero reiterarlos.

Te quiero en mi vida.

Sonríe como hace siempre que sus ojos destellan, e inquiere:

¿A qué edad te quieres casar?

A los 29, o 30. Me parece una edad apropiada.
Empero aún hay bastante qué hacer. ¿Y tú?

No lo sé… No sé qué quiero de mi vida.
Quiero hacer muchas cosas: quiero viajar,
quiero leer, quiero vivir en otros lados.

Todo eso puede hacerse.

Pero tú no quieres viajar, no quieres vivir en la playa,
no quieres vivir en la Ciudad de México.

Claro que quiero viajar, quiero leer. Podría también
vivir en una playa, por algún tiempo. De la Ciudad no lo sé.
¿Cuáles son los tuyos a largo plazo?

No lo sé; te lo he dicho. No soy de hacer planes.
La vida pasa y las bendiciones llegan.

¿La vida pasa? Creo que podemos hacer que las cosas pasen.
No me agrada esperar a ver qué pasará como si fuésemos infantes en el universo. Prefiero hacer que suceda.

Sí, quizá tengas razón… Es cierto.

Salimos y caminamos sobre la acera de una calle
dormida y apacible. La abrazaba mientras
sincronizábamos nuestros pasos, y pregunté:

¿Realmente esperas que la vida te pase?

Tal vez. No estoy segura.

Entonces no será la vida: Yo seré lo que te pase.

¿Cómo dices?

Que yo te voy a pasar. Yo sucederé en tu vida.

Ella se acurrucaba con mi brazo mientras caminábamos.
Alzando su mirada, con una sonrisa y ojos inundados, declara:

Siempre sabes qué decir.

¿Tienes alguna otra pregunta?

No.

¿Te ha quedado claro?

Sí.

¿Ya sabes qué es lo que quiero?

Sí.

¿Qué?

Quieres tener una novia.

¿Quién?

Yo.

¿Qué más?

Quieres algo serio y a largo plazo conmigo.

No es “algo” ni “a largo plazo”; es todo y es siempre.

Quieres que cada quien siga sus sueños y haga lo que le alegre.

Es menester.

No quieres que me vaya.

No lo dijiste, pero lo sé. Te entristece que hablemos de ello.

¿Qué más?

Quieres quedarte aquí y alcanzar metas.

Es necesario. Quiero hacer lo correcto.
Debo asegurar un futuro porque quiero darte lo mejor.
Y quiero más.

¿Qué?

Te quiero a ti.
Jamás lo dudes.
Amo quererte y que seamos libres.

Te quiero.

No lo olvidarás.

Quizá sea vana y no tenga ambiciones.

¿Quieres ser feliz?

Sí.

Con eso basta.
Quiero sentir la felicidad del mundo.
De allí que requiero tú también lo hagas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s